• Clínica Hospital Urgencias Médicas
    Armenta y López No. 619, Centro
    Oaxaca, Oax.

SERVICIOS

Anoscopía y Rectosigmoidoscopía

post image

anoscopia

Es un método para observar el ano, el conducto anal y la parte baja del recto.

El procedimiento generalmente se hace en un consultorio médico.

Primero se hace un tacto rectal. Luego, se coloca un instrumento lubricado, llamado anoscopio, unos cuantos centímetros dentro del recto. Cuando se haga esto, se sentirá algo de molestia.

El anoscopio tiene una luz en el extremo, de tal manera que el médico puede observar toda el área. Si es necesario, se puede tomar una muestra para biopsia.

Es muy útil como prueba diagnóstica para hemorroides internas y condilomas dentro del canal anal.

RECTOSIGmOIDOSCOPIA

Es la exploración del recto y de la porción terminal del intestino grueso (colon sigmoide), por medio de un instrumento (rectosigmoidoscopio) que permite la visualización de la mucosa de dichos órganos.

El alcance del rectosigmoidoscopio rígido (25 cms) o flexible (60 cms) hace que sea uno de los elementos diagnósticos más importantes en la lucha antineoplásica. En efecto, más del 70% de los carcinomas y pólipos colorectales pueden detectarse mediante estos procedimientos, con lo que supera ampliamente al tacto rectal.

En la mayor parte de los casos, la rectosigmoidoscopía rígida puede efectuarse sin sedación, lo que proporciona evidentes ventajas tanto para el paciente que se ahorra molestias, como para el médico, que observa una mucosa no alterada por la medicación.

La rectosigmoidoscopía flexible permite observar un segmento mayor de colon y aunque este estudio sí requiere de una preparación previa y entrenamiento del médico, sus ventajas diagnósticas e incluso terapéuticas son evidentes.

A través del rectosigmoidoscopio se efectúan una serie de maniobras importantes para el diagnostico y tratamiento de numerosas enfermedades colorectales. Pueden así realizarse biopsias, polipectomías con asas frías o calientes, cauterización de puntos sangrantes, etc. La complicación principal de la rectosigmoidoscopía es la perforación, casi siempre ocasionada por profesionales con poca experiencia y escasa prudencia.