• Clínica Hospital Urgencias Médicas
    Armenta y López No. 619, Centro
    Oaxaca, Oax.

ENFERMEDADES

Prolapso rectal

post image

 

PROLAPSO RECTAL

El prolapso rectal completo es un trastorno de la estática del recto que se produce por invaginación con exteriorización del recto a través del ano. El objetivo del tratamiento quirúrgico es corregir el prolapso y también restaurar la función anorrectal sin provocar efectos nocivos.

Para ello, no existe ninguna técnica universal e infalible, ya que el prolapso rectal es un síndrome que reúne entidades anatomoclínicas de distinta patogenia. El prolapso «por debilidad», multifactorial, sobreviene en mujeres de edad avanzada multíparas y es la consecuencia de una enfermedad degenerativa del periné, con hernia del fondo de saco de Douglas a través de la diastasis del piso de la pelvis.

El prolapso «por fuerza», oligofactorial, es más frecuente en adultos jóvenes, siendo normales el piso de la pelvis y el esfínter. Se trata de una enfermedad primitiva del recto debida a un exceso de longitud y movilidad. La clínica permite diferenciar estas dos entidades.

El tratamiento quirúrgico del prolapso es una rectopexia por vía abdominal, casi siempre con prótesis, que garantiza, independientemente de la técnica, un porcentaje de curación anatómica superior al 90 %, si bien se asocia a un riesgo de inducción o agravamiento del estreñimiento, que se puede evitar mediante la resección sigmoidea asociada, sin que por ello aumente la morbilidad.

El prolapso-hernia por debilidad se trata por vía perineal, con escisión del prolapso, ya sea mucosa o total, asociada a perineorrafia posterior con supresión del saco peritoneal y reparación de la pared. Las intervenciones perineales, que se pueden realizar con anestesia locorregional, son más apropiadas en pacientes de edad avanzada con alto riesgo; tienen una eficacia anatómica menor que la cirugía abdominal, pero carecen de gravedad y de efectos secundarios.

La mucosectomía de Delorme parece ser más fisiológica que la rectosigmoidectomía de Altemeier, que está indicada de primera elección cuando no se puede esperar ninguna mejoría funcional.